SALUD LABORAL. El uso de guantes en la profesión sanitaria: no son vestuario, son protección

Victoria Velasco Sánchez, Responsable de Salud Laboral AMYTS

Exposición accidental

El riesgo de contagio biológico por exposición accidental es uno de los más frecuentes entre el personal sanitario.
Se denomina exposición accidental a una lesión percutánea (pinchazo o corte) o contacto de mucosa o piel no intacta (quemadura, dermatitis) con tejido, sangre u otro fluido corporal potencialmente infeccioso (semen, secreciones vaginales y líquidos cefalorraquídeo, sinovial, pleural, peritoneal, pericárdico y amniótico)

Sector profesional altamente expuesto

A pesar de que el personal sanitario es un sector profesional altamente expuesto a este tipo de contagio, la correcta utilización de los Equipos de Protección Individual (EPI), y concretamente los guantes, en el medio laboral sanitario como medida de protección junto a otras medidas generales como el lavado de manos, sigue siendo una asignatura pendiente ante la que los profesionales sólo comenzaron a sensibilizarse en los años 80 con la expansión del SIDA y la evidencia de los conocimientos adquiridos, hasta aquel momento, sobre las transmisión de virus hemáticos.

Sensibilización

Este problema es un elemento para la reflexión sobre nuestras propias responsabilidades, y las de la empresa a la que pertenecemos, ya que antes del SIDA también estábamos expuestos a otros virus como los de la Hepatitis B y la Hepatitis C. La importancia de esta exposición, se comprende conociendo que el riesgo de seroconversión estimado para el virus de la hepatitis B en una exposición accidental oscila entre un 1-6% (cuando la fuentes es HbsAg +), de un 22-31% (cuando la fuente es HbsAg+ y HbeAg+), de un 0-7% para el virus de la Hepatitis C y entre un 0,2-0,5% para el VIH2 y, sin embargo, antes del SIDA no estábamos tan sensibilizados.

Share this post